90 veces visto

Fútbol y café

El balón en el fútbol empezó a rodar por primera vez en China hace 5.000 años, los malabaristas jugaban con la pelota en los pies y sin dejarla caer.  Solo hasta 1.314 la pelota llegó a Inglaterra y el rey Eduardo III condenó el fútbol como ese juego “plebeyo y alborotador”  y “como un juego estúpido y sin ninguna utilidad”.

Pero la historia también reporta al emperador romano Julio Cesar, jugando fútbol con las dos piernas en una demostración admirable de juego. Diferente a Nerón que por más que lo intentara nunca acertaba una. Afortunadamente los Papas Clemente VII, León IX y Urbano VIII se arremangaban la sotana en el Vaticano para jugar con pasión al Fútbol.

En América el fútbol entró sin que se sepa una fecha exacta. Los historiadores reportan que 1.500 años antes de Cristo en México y América Central en las ceremonias religiosas el sol era representado por una pelota de fútbol.

En el caso del café, las primeras referencias concretas del café datan del siglo VI y los orígenes legendarios de la bebida corresponden al siglo XIII. Su propagación Comercial  se extiende por Asia y América en los siglos XVII y XVIII y Brasil se constituye en el mayor productor mundial a mediados del siglo XIX.

A Colombia el café llegó a la región de Rionegro, en el Orinoco, en territorio que perteneció a Colombia hasta el año 1.925, por unos sacerdotes de la compañía de Jesús en 1.723. El Padre Gumilla cuidó las plantas de café las cuales “prosperaron rápidamente”.  Sin embargo muchos médicos, religiosos y monarcas prohibían el café…pero al igual que el fútbol, entre más lo criticaban más personas lo bebían.

El Fútbol y el Café en Colombia, además de su respectiva historia tienen muchas similitudes. Los identifica la Pasión y el concepto de equipo, han adoptado reglas universales tanto para el juego (fútbol) como para la calidad (café colombiano) y celebren un certamen   cada cuatro años: El Mundial de Fútbol y la Elecciones Cafeteras.

La FIFA, Federación Internacional de Fútbol Asociado, fue creada en 1.904 y en 1.920 Jules Rimet, su Presidente,  se empeñó en convencer a las Federaciones afiliadas para realizar un Mundial de Fútbol, el cual  se celebró por primera vez en Uruguay en 1930. Hoy, en el 2014, 32 equipos ya empezaron con el uso  de técnicas y tácticas a jugar los partidos con un claro objetivo: ser campeones mundiales.

La Federación de Cafeteros se fundó en 1.927 y cada cuatro años realiza una verdadera fiesta de la democracia cafetera: Las Elecciones Cafeteras. Los cafeteros elegirán a 369 equipos Municipales de Cafeteros y cada departamento cafetero-15 en total- elegirá los 6  delegados a un Equipazo: El Congreso Nacional Cafetero. Estos delegados, con sus principales y suplentes, conformarán a su vez  los 15 Comités  Departamentales de cafeteros. En suma, en las elecciones cafeteras estamos eligiendo la Selección Café de Colombia.

En nuestras elecciones también hay claros objetivos. El primero, el de lograr una masiva  participación de los caficultores cedulados buscando el fortalecimiento de los objetivos del gremio y el bienestar de los cafeteros. Es que los representantes de los caficultores los tienen que elegir los mismos productores, nadie puede autodenominarse representante sin ser elegido como tal; el segundo, el de la transparencia, implica reglas claras, con las garantías en los controles del proceso, con el apoyo de personas especializadas en asunto electorales, con unos observadores externos de las más altas calificaciones éticas y morales;  y el tercero el de la legitimidad, pues el proceso reconocerá a los elegidos como los legítimos representantes de los productores.

Es que solo trabajando en conjunto, podemos asegurar que la Federación, como la entidad legítima que representa a los caficultores colombianos, pueda seguir implementando programas del más alto calado y proveyendo bienes públicos como la investigación o la extensión a todos los caficultores de Colombia.

En un equipo de fútbol hay arqueros, defensas, mediocampistas, delanteros y entrenadores, entre otros.

Quienes trabajamos en el gremio cafetero somos entrenadores. En las elecciones cafeteras tenemos varias funciones: Coordinar, motivar, gestionar, informar, educar y en general comunicar, para que la participación sea la más alta en toda la historia de la Federación. Debemos de generar un ambiente de confianza  y seguridad en los cafeteros de tal manera que se sientan informados de las responsabilidades, las reglas y los procedimientos de las elecciones.

A propósito de comunicación. En Extensión rural “La comunicación se orienta a informar, educar e inducir prácticas concretas, a  mejorar la calidad de vida y a acompañar procesos de transformación encaminados al desarrollo normal de las comunidades”.

Los futbolistas entrenan y entrenan. Lo hacen para tener una completa fundamentación cuando estén en el campo de juego. Los “entrenadores cafeteros” a su vez debemos fundamentarnos  en conceptos que nos permitan llegarle al cafetero para una histórica participación en las elecciones. Elementos de la fundamentación cafetera son: El Conocimiento Institucional, los resultados fruto de la agremiación, los  estatutos, el saber escuchar, el proceso de adopción, la relación bilateral con el cafetero y la convicción profunda de ser Empleados para el Proceso Democrático Cafetero y no simples asistentes técnicos.

La FIFA tiene muchos países afiliados, de costumbres distintas, de lenguas diferentes, de etnias diversas, pero unidas en una sola Institución. “La Federación Nacional de Cafeteros de Colombia  es una entidad democrática, participativa, pluralista, federada y deliberante…” Artículo 2 de los Estatutos. A un Congreso Cafetero llegan 90 representantes con diferentes formas de ver los problemas, pero unidos bajo una misma Federación.  En otras palabras: La Diversidad para enriquecernos, no para excluirnos.

En unas elecciones cafeteras los jugadores son los cafeteros. Ellos forman sus equipos y definen sus técnicas y tácticas. Algunos otros no desearán formar parte de los equipos, pero sí votar o adquirir la boleta para que sus equipos predilectos queden campeones.

Nosotros, los entrenadores debemos transmitir principios básicos en los jugadores como  el ejemplo de neutralidad y transparencia ante los cafeteros, como promover la participación sin distingos de género, origen y posición ideológica o religiosa, como conocer  a profundidad los procesos y los reglamentos para ser voceros con convicción frente a los cafeteros y como velar para que la libertad de expresión sea una característica de un proceso electoral en donde los cafeteros puedan expresar sus opiniones con respeto y tolerancia.

En un partido de fútbol, los resultados se miden por lo goles. Los cafeteros deben de conocer muchos resultados de la actividad cafetera en los últimos cinco años: Los 3.000 millones de árboles en la renovación de 174.000  hectáreas, el aumento de la productividad de 10.2 a 14.6 sacos de café verde por hectárea, el nivel del infección de roya que pasó del 27.6% al 4.9%, los dineros de valor agregado en regalías de cerca de 30.000 millones recibidos por el Fondo Nacional del Café para inversión de programas para los cafeteros, los resultados de las tiendas Juan Valdez, la tecnología de la plataforma agroclimática de Cenicafé para la toma de decisiones en los cultivos y prevenir ataques de broca y roya, un servicio de extensión dinámico y sostenible, el manejo transparente de los recursos y la multiplicación de los mismos en los últimos 5 años, pues por cada peso recibido de la contribución cafetera, la Institucionalidad gestionó $3.6 adicionales para el beneficio de los cafeteros.

A los entrenadores nos sacarán tarjeta roja sin nos falta compromiso, si la información que damos es equivocada, si nuestra fundamentación es superflua, si la pasión la asumimos solamente por cumplir el deber o el horario, si la boleta para la participación  de las elecciones no se la entregamos a todos y si nos falta estado físico.

A los entrenadores nos queda una tarea en términos futbolísticos: ¡Mejorar el puntaje en la reclasificación!. De esa manera, los resultados de las próximas elecciones cafeteras se constituirán para el bienestar del Caficultor Colombiano, en el mejor marcador de la historia electoral cafetera del País. La selección Colombia a cargo del Profesor Pekerman deberá obtener más victorias, pero lo hará con la convicción de un equipo de resultados, con una historia de tradiciones, y con una motivación a sus jugadores para que lo den todo y tengan cada vez más triunfos.

Eso pasará con las elecciones cafeteras, hay tradición, hay transparencia, hay resultados, hay buen estado físico en los  jugadores y hay la plena convicción de los entrenadores de llegar a la meta propuesta.

Carlos Aramando Uribe, Profesor Yarumo 
1996 – 2013