31 veces visto

La decisión tranquila de zoquear hoy un cafetal

Cuando se consulta el diccionario de la Real Academia española para buscar el significado de la palabra zoca, una de sus definiciones se refiere a “Col. Renuevo del árbol del tronco del café”. Es decir, son vástagos o chupones que emite una planta de café después de ser cortada a los 30 centímetros  y que en unos 18 meses empieza a producir.  Esta práctica sencilla  de renovación de cafetales ha garantizado junto a la renovación por siembra, un nivel sostenible  de producción en el país, fundamental para la productividad de las plantaciones y el ingreso  de los caficultores colombianos  y brindando confianza a los clientes del café colombiano en todo el mundo sobre nuestra habilidad para permanecer productivos y con una visión de largo plazo.

Que un diccionario como el de la Real Academia Española, que rige la correcta escritura de nuestro idioma, asocie la palabra zoca con nuestro café, deja no solo  el claro significado de la identidad de un producto colombiano  insigne, sino  el  reconocimiento a una forma de propagación, el cual genera un tejido nuevo con base en una plantación renovada.

La renovación por zoca descrita, ha sido investigada por Cenicafé desde hace muchos años y ha demostrado ser una  alternativa de propagación asexual en el cultivo del café para generar productividades similares a las de la renovación por siembra.

Por ejemplo, el Avance Técnico de Cenicafé No 66 de 1977 en uno de sus apartes dice: “En plantaciones tecnificadas con altas densidades de siembra es indispensable renovar periódicamente los árboles si se quiere mantener un promedio de producción por unidad de superficie que sea alto y rentable”. Esta forma de renovar consiste, dice el avance en: “Provocar la emisión de chupones o nuevos tallos que habrán de reemplazar el tallo cortado”.

En las épocas en que predominaba  la variedad caturra y teníamos mayor vulnerabilidad a la roya, la renovación anual por zoca se consolidó como una  práctica regular en los predios cafeteros. Una variedad susceptible a la roya,  con una dinámica de infección de la enfermedad que permite zoquear un parque cafetero con niveles bajos de roya permite obtener  productividades y calidades que  generaban importantes ingresos a los cafeteros colombiano. Lo anterior, entre otras razones, porque el zoqueo permite incrementar la densidad  por hectárea, seleccionando dos o tres y más  chupones por tronco y recolectar buenas cosechas.

 

Todos sabemos que como consecuencia de la ola invernal, ocurrida hace unos cuatro años,  se presentaron niveles   de infección de roya de más del 35% que generaron la necesidad de reconversión  l dirigido principalmente  a renovaciones por siembra. Había que establecer un parque cafetero resistente a la roya, como en efecto hoy se ha logrado.

Como resultado de haber asumido exitosamente este reto Colombia actualmente tiene alrededor de 600.000 hectáreas de café en variedades resistentes a la roya, muchas de las cuales empiezan a tener edades recomendadas  para el zoqueo. Para decidir cuando zoquear  se debe tener en cuenta  las mermas en la productividad,  si el cultivo es  bajo el sol o bajo  sombra y  el mismo aspecto y vigor de la plantación.   Tomar una decisión sobre esta práctica es muy diferente a cuando la enfermedad de la roya era una amenaza latente. Hoy para miles de cafeteros existe la  tranquilidad de tener un patrón ordenado de trazo con densidades de siembra  por encima de los 5.000 árboles por hectárea y fundamentalmente sobre variedades Colombia o Castillo resistentes a la enfermedad.

Zoquear un cafetal hoy es una práctica con menores costos, comparada con la renovación por siembra. Esta reducción puede llegar hasta un 40%.  Los residuos y hojarasca  de esta práctica en el cafetal protegen el suelo de la erosión, enriquecen el nivel de materia orgánica en los suelos,  retardan el crecimiento de las arvenses y su producción es más precoz. Zoquear es también una decisión necesaria, puesto que debemos pensar en nuestro flujo de caja de hoy y el de los próximos años. Dejar envejecer nuestras plantaciones es un lujo que no podemos darnos.

En fin, a la palabra zoca se le pueden adjudicar varios significados los cuales están relacionados entre sí. Así, la zoca también significa Investigación, Eficiencia,  Sostenibilidad y por supuesto lo más importante: Competitividad.

Carlos Aramando Uribe, Profesor Yarumo
1996 – 2013