1259 veces visto

Esto ayuda al planeta y puede ser retribuido por el resto de la cadena

FNC expone en Suiza gran potencial ambiental de la caficultura colombiana

  • El gerente general de la Federación Nacional de Cafeteros (FNC), Roberto Vélez, participó en un encuentro con compradores internacionales y otros actores de la cadena de valor del café, incluidos tostadores.

Ginebra, Suiza, octubre 14 de 2022 (Prensa FNC) – La caficultura colombiana tiene un gran potencial de sostenibilidad ambiental por el cual los mercados internacionales pueden retribuir a los productores, expuso hoy el gerente general de la Federación Nacional de Cafeteros (FNC), Roberto Vélez Vallejo.

En un encuentro con compradores internacionales y otros actores de la cadena de valor del café, incluidos tostadores, el líder cafetero recordó que la caficultura colombiana captura cinco veces el carbono que emite.

“Los tostadores, los comercializadores hacen lo mejor. Es muy difícil para la industria ser cero emisiones. Necesita socios como los productores. Queremos que la gente reconozca que no cultivamos tazas de café, cultivamos cafetos”, expuso.

“Tal vez en el futuro a un cafetero le paguen más por reforestar que por los cafetos”, añadió.

Vélez reconoció que trabajar de la mano con diversos aliados estratégicos, como Nestlé o Starbucks, ha sido de gran ayuda para implementar proyectos de sostenibilidad económica, social y ambiental, apuntando también a los objetivos de desarrollo sostenible (ODS).

“Todas esas iniciativas tienen valor. Todos ellos apuntan a los ODS. Estas son las cosas en que estaremos trabajando. Ya impactamos 16 o posiblemente todos los 17 ODS. Los socios pueden venir a decirnos: quiero impactar estos tres ODS”, anotó.

El líder gremial colombiano participó en un panel con representantes de Sucafina, Nestlé y Starbucks, que coincidieron con la visión de FNC para avanzar en los ODS.

Vélez hizo un nuevo llamado a la corresponsabilidad y a trabajar juntos para lograr un verdadero impacto en beneficio de los caficultores, el eslabón más débil.

“El eslabón más importante de la cadena es el caficultor, porque es el único indispensable”, dijo, y también subrayó la urgencia de conectar a los productores a las nuevas tecnologías desde el acceso mismo a señal de operadores.

“Hay muchas áreas de cultivo sin conectividad. La pandemia enfatizó la necesidad de productividad”, señaló.