751 veces visto

La sostenibilidad está en el corazón de su estrategia de valor

FNC se suma a Día de la Tierra con importantes avances en materia ambiental

  • “Como gremio, hemos querido sumarnos a esta celebración no desde el discurso y las buenas intenciones, sino mostrando que, con un compromiso ambiental claro y firme, es posible aportar no un grano de arena, sino de café, al cuidado de nuestra única casa: la Tierra”, dijo el Gerente General de la FNC, Roberto Vélez Vallejo.

Bogotá, abril 22 de 2021 (Prensa FNC) – La Federación Nacional de Cafeteros (FNC) se sumó hoy a la celebración del Día de la Tierra con importantes avances en materia ambiental.

El gremio parte de la base de que una de las mejores formas de ayudar a crear conciencia sobre la importancia, o mejor urgencia, de cuidar nuestro planeta es predicar con el ejemplo.

“Como gremio, hemos querido sumarnos a esta celebración no desde el discurso y las buenas intenciones, sino mostrando que, con un compromiso ambiental claro y firme, es posible aportar no un grano de arena, sino de café, al cuidado de nuestra única casa: la Tierra”, dijo el Gerente General de la FNC, Roberto Vélez Vallejo.

Como parte de su estrategia de valor, que también incluye los ejes económicos, social y de gobernanza, la sostenibilidad ambiental guía de forma transversal las acciones de la FNC como gremio y como institución.

Tanto así que en 2020 la Gestión Ambiental en la FNC se elevó a rango de Dirección para potenciar el cuidado de los recursos naturales y hacer frente a la variabilidad climática, tanto en las fincas cafeteras como en la organización.

Un compromiso de larga trayectoria

Entre los muchos avances del gremio cafetero en materia ambiental, cabe empezar por destacar que según un riguroso estudio bajo el concepto de Acción Nacional Apropiada de Mitigación (NAMA, las siglas en inglés), el cultivo de café en Colombia captura 5,2 veces el carbono que emite.

Gracias a los recursos destinados por la FNC a investigación y desarrollo, su brazo científico, el Centro Nacional de Investigaciones de Café (Cenicafé), ha contribuido al desarrollo de una caficultura más limpia y respetuosa del entorno.

El desarrollo de variedades resistentes a enfermedades como la roya (que al cierre de 2020 abarcan 84,1% del área sembrada) y la promoción de prácticas de manejo integral racionalizan el uso de fungicidas, plaguicidas y herbicidas, lo que reduce su dispersión al entorno por efecto del viento o las lluvias.

El desarrollo de nuevas tecnologías para el beneficio húmedo del café, que incluyen tanques-tina, Becolsub o Ecomill®, ha permitido ir dejando atrás el método tradicional de lavado y significado el ahorro de 10.000 millones de litros de agua al año (según un nuevo estimativo sobre 653.000 fincas), así como reducido o incluso eliminado el vertimiento de aguas residuales.

 

El desarrollo de nuevas tecnologías para el beneficio húmedo del café, que incluyen tanques-tina, Becolsub o Ecomill®, ha permitido ir dejando atrás el método tradicional de lavado y significado el ahorro de 10.000 millones de litros de agua al año (según un nuevo estimativo sobre 653.000 fincas), así como reducido o incluso eliminado el vertimiento de aguas residuales.

Proyectos sostenibles en las regiones cafeteras

Tanto a nivel central como por medio de los 15 comités departamentales de la FNC, en proyectos ejecutados con recursos propios o cofinanciados por aliados nacionales e internacionales se han implementado ahorradores de agua, beneficiaderos ecológicos y sistemas de tratamiento de aguas residuales (tanto de producción de café como domésticas) en miles de fincas cafeteras.

En 2020, por ejemplo, se instalaron 277 composteras y 198 sistemas de tratamiento de aguas mieles como parte de un proyecto interinstitucional en Antioquia, y un proyecto en el Tolima dotó a 65 caficultores de beneficiadero ecológico (incluidos procesadores de pulpa y filtros verdes) y a 90 con unidades sanitarias con pozo séptico incluido, entre muchas otras intervenciones.

Al cierre de 2020, 190.168 fincas cuentan con al menos un estándar de sostenibilidad (una finca puede cumplir varios estándares) en beneficio de 163.967 caficultores, que además vieron retribuido su esfuerzo con sobreprecios y reliquidaciones por $52.470 millones al comercializar sus cafés sostenibles y regionales.

FNC, cada vez más consciente en lo ambiental

 

El segundo pilar de la estrategia de gestión ambiental de la FNC está enfocado en la institución misma, para lo cual en 2020 se definió la hoja de ruta para lograr ser una organización más consciente y sostenible, que incluyó el lanzamiento de la campaña de sensibilización interna “FNC Consciente”, que promueve el uso y consumo responsable entre los empleados, con herramientas como la jerarquía de residuos, que consiste en evitar, reducir y reutilizar antes que compostar/reciclar o desechar.

En Oficina Central se implementó un piloto con ahorradores de agua en diferentes puntos, que permitieron un ahorro de 30% en el periodo evaluado. Y tanto la fábrica de café liofilizado Buencafé como Cenicafé reemplazaron ya sus lámparas fluorescentes para contar con iluminación libre de mercurio.

La sede de los cafeteros del Tolima estrenó planta solar (en techo) que genera unos 147.000 kW/hora de energía al año (gracias a los 300 paneles instalados en un área de 582 m2) y evita la emisión de 56 toneladas de CO2 anuales. Con esta innovación, más de la mitad de su energía empleada será ahora renovable no convencional, y, gracias a la tercerización de la energía producida, se obtendrá una retribución económica. Almacafé, brazo logístico de la FNC, también planea instalar paneles solares.

La fábrica de café liofilizado Buencafé se ahorró $2.000 millones en consumo de gas natural al aumentar la proporción de combustibles renovables de 19% a 26%, gracias al uso de una nueva caldera de biomasa (por combustión de borra y cisco), y $800 millones al evitar la disposición de la borra en relleno sanitario.

Sólo en 2018, este aprovechamiento de la borra para sus calderas ahorró a Buencafé (y al gremio en su conjunto) $3.884 millones, otro claro ejemplo de que lo económico no está reñido con lo ambiental ni con la economía circular.

En 2020 Buencafé también avanzó en manejo de vertimientos, pues la carga contaminante del agua después de ser tratada y antes de su descarga al alcantarillado es de apenas 411 mg/l medida en demanda biológica de oxígeno (DBO), muy por debajo del máximo permitido de 900 mg/l.

Y con la puesta en marcha del proyecto de aguas lluvias y su uso en las torres de enfriamiento, se usaron 18.000 m3 (equivalentes al consumo de 75 hogares), lo que representó un ahorro de $40,8 millones.

Alineadas con el eje ambiental de la estrategia de valor de la FNC, todas estas acciones están además en sintonía con su Plan 100-100 de lograr una caficultura 100% sostenible cuando la institución cumpla 100 años en 2027.

La próxima semana, la FNC se sumará a la celebración del Día del Árbol también con importantes anuncios y logros en materia de reforestación y siembra de árboles.