875 veces visto

Foro Mundial de Productores de Café resalta trabajo conjunto para hacer frente a covid-19


· El desarrollo de protocolos de bioseguridad para preservar la salud de los productores, sus familias y trabajadores también ha sido clave y una medida adoptada en diversos países.

· Productores de otros países destacaron el hecho de que Colombia ya ha avanzado en la recolección de la cosecha cafetera (mitaca) y sus medidas pueden resultar de ayuda donde aún no empieza la cosecha principal.

Bogotá, julio 29 de 2020 (Prensa FNC) – El trabajo conjunto e interinstitucional ha permitido hacer frente de mejor manera a los impactos en el sector cafetero de la covid-19, coincidieron ponentes de una conferencia en línea realizada hoy por el Foro Mundial de Productores de Café.
 
El desarrollo de protocolos de bioseguridad para preservar la salud de los productores, sus familias y trabajadores también ha sido clave en diversos países, se evidenció en la conferencia virtual “¿Cómo producir nuestro café durante y después de la pandemia?”.
 
“Para enfrentar esta pandemia tenemos que hacer esfuerzos integrales, trabajar juntos, gobiernos, cooperantes e instituciones de café, de la mano de la industria y de toda la cadena para hacerle frente”, dijo René León, Secretario Ejecutivo de Promecafé (que reúne a países productores de Centroamérica, República Dominicana y Jamaica).
 
En esta labor son fundamentales los procesos de educación y capacitación, promoviendo la salud y buenas prácticas agrícolas. “Sólo juntos podremos avanzar y salir de esta crisis”, añadió.
 
Roberto Vélez, Gerente General de la Federación Nacional de Cafeteros (FNC), destacó que desde el principio de la pandemia el gremio en Colombia entendió la importancia de formular un protocolo de bioseguridad que ayudara a los productores a cuidar ante todo su salud para poder recoger la cosecha, lo que ha contribuido a mantener las zonas cafeteras prácticamente a salvo de la covid-19.
 
“Fue el primer protocolo en el sector agropecuario en Colombia”, resaltó Vélez Vallejo, quien lo puso a disposición de los productores en otros países, al explicar que en la nación andina ya se recolectaron unos 6,2 millones de sacos, pero aún falta el grueso de 7,5 millones de sacos de segundo semestre.
 
En el caso de Costa Rica, Honduras y Guatemala también se desarrollaron protocolos con medidas de prevención de la enfermedad, expusieron Xinia Chaves, Directora Ejecutiva del Instituto del Café de Costa Rica (Icafé); Napoleón Osmar Matute, Gerente Técnico del Instituto Hondureño del Café (IHCAFE), y Marco Tulio Duarte, Gerente Técnico de la Asociación Nacional del Café (Anacafé) de Guatemala.
 
Todos los ponentes coincidieron en la importancia del trabajo en equipo e interinstitucional, no solo con las autoridades sanitarias encargadas de avalar los protocolos de bioseguridad, sino con autoridades nacionales, regionales y municipales en todo lo relacionado con restricciones y permisos de movilidad en zonas cafeteras, entre otros aspectos.
 
Los apoyos o incentivos directos a productores, con fertilizantes, también ha sido otra forma de enfrentar la actual coyuntura.
 
Algo en lo que también coincidieron los ponentes es que la actual pandemia ha venido a sumarse a los desafíos permanentes que arrastra el sector cafetero en materia de precios, ingresos, costos, relevo generacional, mano de obra, infraestructura de comunicaciones, sostenibilidad y variabilidad climática, entre otros. 
 
“La estructura rural no está bien servida en el tema de comunicaciones”, anotó Vélez Vallejo.
 
“La rentabilidad ha estado complicada y con la covid se hace aún más”, anotó León, quien precisó que la calidad promedio del café consumido en el hogar no es tan alta como la que se consume en restaurantes y cafeterías, lo que impacta el ingreso de los productores.
 
Hernando Duque, Gerente Técnico de la FNC, destacó que en el caso de Colombia no sólo ha sido un acierto el desarrollo del protocolo covid-19, sino comunicarlo de la mejor manera para que llegue a todos los productores, y que todas las medidas adoptadas en Colombia en la actual coyuntura hacen parte de una estrategia integral articulada como parte del Plan Cosecha.