511 veces visto

Primer Conversemos nacional virtual con jóvenes deja gran esperanza sobre futuro de la caficultura

  • Empuje, propuestas y muchas ganas de prosperar con el café fueron la nota común en muchos de los participantes.
  • “Qué cantidad de ideas, de propuestas interesantes, inteligentes y futuristas”, se congratuló el Gerente General de la FNC.

Bogotá, agosto 11 de 2021 (Prensa FNC) – Al escuchar el empuje, el entusiasmo y la cantidad de propuestas de los jóvenes cafeteros, la sostenibilidad a futuro de la caficultura colombiana se mira con optimismo.

Esa fue la sensación general que dejó hoy el primer Conversemos nacional virtual del Gerente General de la Federación de Cafeteros, Roberto Vélez Vallejo, con jóvenes líderes cafeteros de todo el país.

En su saludo a los cerca de 400 jóvenes que se conectaron virtualmente, el líder gremial lanzó la pregunta que a la postre detonaría el enriquecedor diálogo con los jóvenes: ¿Por qué tengo que meterme al café?

“El café es la bebida del futuro, no es la del pasado. (…) Tiene un potencial gigantesco”, dijo Vélez Vallejo como primer respondiente a la pregunta, para enseguida instar a los jóvenes a apostar por la sostenibilidad de la caficultura cuidando del entorno.

“Ustedes son los llamados a hacer ese cambio con relación a la sostenibilidad que tiene que ver con el medio ambiente, a resarcir el daño que hemos hecho a la naturaleza las generaciones que ya estamos acabando nuestro tránsito por este mundo, a difundir esa semilla de amor por el campo, por los bosques, por las aguas a sus próximas generaciones”, dijo.

“Son ustedes los llamados a hacer de la sostenibilidad social el punto relevante que debe tener en la vida de los seres humanos. Tienen todo para trabajar la equidad de género, tienen todo el espacio para pensar en la asociatividad. Lo tiene todo para empezar a construir una nueva comunidad cafetera”, añadió.

También los invitó a mantener la antorcha de la rentabilidad económica del café apostando por la calidad. “La primera condición para que haya empalme económico es que la caficultura sea un negocio rentable y para ello debemos direccionarla para el lado correcto: la calidad del café”, planteó.

El Gerente Comercial de la FNC, Juan Camilo Ramos, destacó que el mercado del café es uno de constante crecimiento (en los últimos 10 años el consumo creció 30 millones de sacos), marcado por cinco puntos clave: 1) más sostenibilidad, 2) más calidad, diversidad de productos y preparaciones, 3) salud y bienestar, 4) incorporar tecnología, y 5) nuevos modelos de negocios y formatos de tienda.

Ramos recordó que la FNC está para apoyar a los jóvenes en el desarrollo de su empresa cafetera. “La calidad es nuestra mejor herramienta para competir”, anotó.

En el Conversemos también participaron el director de Cenicafé, Álvaro Gaitán, quien destacó la importancia de la investigación y el desarrollo para una caficultura más sostenible y rentable, y Cinthya Mercer, directora de Desarrollo Social de la FNC, área que apoya el desarrollo de liderazgo personal y gremial en las nuevas generaciones de caficultores.

“La FNC apoya a los jóvenes caficultores en la promoción y apoyo de emprendimientos, con iniciativas como #IdéateCafé y en el coaching y acompañamiento de los emprendedores”, refirió.

Valiosos aportes de los jóvenes

El encuentro dio entonces espacio para que los jóvenes de los diferentes departamentos cafeteros plantearan sus inquietudes y propuestas, toda una lluvia de ideas.

La necesidad de una mayor educación en diferentes áreas del negocio, reducir el costo de los insumos, mejor conectividad en las zonas cafeteras, mayor articulación, la creación de una Universidad del Café, titulación de tierras, más iniciativas y promoción de cafés especiales (incluso en los departamentos no muy conocidos por el café), infraestructura productiva, financiamiento y mayor participación de las mujeres fueron algunos de los temas planteados.

“Qué cantidad de ideas, de propuestas interesantes, inteligentes y futuristas”, se congratuló el Gerente General a manera de conclusión, no sin antes recordar que la sostenibilidad de la caficultura colombiana es una construcción colectiva, en la cual las nuevas generaciones juegan un papel clave.